jueves, 2 de marzo de 2017

La misteriosa proliferación de los calientahuevos


Llevo 30 minutos platicando animadamente con este tipo en el chat. He pasado un muy buen rato haciendolo, es agradable y me cae bien. Es activo y al parecer le gustan las mismas cosas que a mí (los besos y el faje, las mamadas, el prolongar la experiencia sexual todo lo que se pueda si es que hay tiempo, no hay por que apresurar las cosas). Siento que he tenido suerte esta vez y que tendré una nueva experiencia sexual con otro hombre.

Hemos hablado de muchas cosas, desde nuestra condición sexual (yo pasivo heteroflexible, él gay activo), lo que más nos gusta hacer en la cama, la situación de los encuentros sexuales entre hombres y un montón de cosas más. Coincidimos en que se vuelve muy difícil encontrar un compañero sexual no tanto por agradar a los gustos de la otra persona, sino por la enorme proliferación de tipos "calientahuevos".

Por si alguien no sabe quienes son estos nefastos individuos, son aquellos que dicen estar buscando una experiencia sexual pero que en realidad sólo quieren calentarse un rato o hacer que la otra persona pase un mal momento quedandose con las ganas de estar con alguien, ya que ese alguien, cuando llegue el momento del encuentro desaparecerá.

Coincidimos en lo molesto que eso resulta y en que nos veríamos al siguiente día para revolcarnos un rato. Le di mi número de teléfono celular para que estuviéramos en contacto, y al llegar el momento en que nos veríamos no apareció. Tampoco llamó, ni mandó mensaje, ni hizo nada para avisar que no podría estar conmigo, ni para disculparse.

Él también era un calientahuevos.

Por qué hay tanto calientahuevos???? Porque no dicen la verdad y dicen que no pueden verse contigo por cualquier excusa que se les ocurra???? Porque no te dan largas y se hacen idiotas haciéndote saber que en realidad no buscan nada???? 

Lo peor es alguien como el tipo que me encontré. Que digan tantas cosas y que incluso digan que esa gente les molesta y en el fondo también lo sean.

Malditos calientahuevos.

miércoles, 1 de marzo de 2017

retomando el camino

Tenía ya varios años sin experimentar nada con algún hombre, durante el tiempo que estuve casado no tenía tiempo pero tampoco deseos de tratar de encamarme con otro hombre. Siendo heterosexual es mucho más sencillo la infidelidad con una mujer, de hecho si tuve relaciones con una compañera de trabajo que también estaba casada. Una hermosa mujer llena de curvas que me brindaba mucho placer.

Pero después del divorcio no tiene uno que andarse cuidando mas que lo indispensable. La verdad es que para buscar sexo es más fácil encontrar con hombres que con mujeres, no tanto por la facilidad de encontrar a una persona, sino por los rodeos que pone una mujer, frente a nosotros que vamos por sexo y eso buscamos desde un inicio.

Aunque también me puse a buscar una mujer para pasarla bien, porque si bien los hombres me la iban a meter a mi yo también quería meterla. Encontré a una señora de 43 años de la que luego hablaré con detalle a la que todavía veo y todavía me cojo. 

Y en mis visitas al chat gay, una tarde de noviembre de hace como 3 años encontré un hombre con el que coincidí, ya que los dos sabiamos a lo que ibamos. El ya casi salia del chat pero me dijo su edad (46) y que buscaba sexo, y aunque no vivía en esta ciudad venía seguido por su trabajo y podríamos vernos alguna vez. Me pidió mi teléfono y se lo di ya que me cayó bien e inmediatamente me habló. Me excitó el sonido del celular y el comprobar que se trataba de el, platicamos un rato y quedamos de vernos si es que coincidiamos cuando viniera.

El día que nos vimos redescubrí el placer homosexual después de varios años, fue una noche muy intensa en sus brazos, entre besos apasionadisimos, caricias igual de intensas y muchas mamadas, como se la mamé esa noche, y el a mi, de hecho me vine en su boca mientras haciamos el 69 y me daba una chupada deliciosa. También me dio una chupada de culo de 15 minutos mientras yo me comía su hermoso pene Tenía un pene grande y el vigor de un jovencito, la pasión de un hombre que disfruta de la vida y el sexo.

Lo vi de nuevo un año después, porque nos tuvimos que volver a encontrar en el chat después de haber perdido nuestros números de celular. Vernos otra vez fue volver a vivir otra sesión de placer con un hombre increible. 

A veces me masturbo recordando nuestros encuentros o imaginando otros que no han pasado. Tiene más de 50 años pero ha sido mi mejor compañero de cama. 

es muy parecido a este dibujo, con algo mas de pelo y mas delgado